¿QUÉ ES UNA VPN?

Parece que hay una nueva razón para preocuparte por tu privacidad en Internet casi todos los días.

Pasos hacia atrás en las regulaciones de privacidad, abusos de datos personales y mucho más. Si hubiera alguna forma de recuperar el control de tu privacidad …

Resulta que, una red privada virtual ( VPN ) es la respuesta a esta pregunta. Antes limitadas a los usuarios con más conocimientos técnicos, los servicios modernos de VPN combinan facilidad con seguridad. Si alguna vez quisiste aprender más sobre VPN, estoy aquí para ayudarte.

¿Qué es una dirección IP?

Antes de profundizar en las VPN, tenemos que hablar sobre cómo accedes a Internet. Una dirección de protocolo de Internet (IP) actúa como la dirección de tu casa. Es una serie de números que se utilizan para identificar de forma única su computadora en Internet. Al igual que la forma en que se estandarizan las direcciones físicas, el protocolo de Internet estandariza la dirección de una computadora. Esto define cómo se envía, distribuye y devuelve la información. De lo contrario sería un caos total en internet. Imagínate si tuvieras Pepe.Computer.1234 como dirección…

MIRA TU DIRECCIÓN IP

IP agrega una estructura muy necesaria al estandarizar las direcciones. Este conjunto de reglas se encuentra actualmente en su cuarta versión y tu dirección IP es una IPv4 de Internet.

Probablemente hayas escuchado que nos hemos quedado sin direcciones IP y eso es técnicamente cierto. IPv4 consta de 32 bits y puede admitir 4,29 billones de direcciones. Se han asignado todas esas direcciones disponibles, pero no todas se han utilizado y la gran mayoría de las direcciones de Internet son direcciones IPv4. La última versión de IP, IPv6 , utiliza direcciones de 128 bits y puede admitir 340,282,366,920,938,000,000,000,000,000,000,000 direcciones. Ahora que IPv6 está disponible, no tendremos que preocuparnos por la escasez de direcciones IP a corto plazo.

A cualquier dispositivo que acceda a internet se le asigna una dirección IP. Para nosotros, eso significa que nuestro proveedor de servicios de Internet (ISP) asignó una dirección IP a nuestro enrutador. Si estás conectado a una WiFi, sus dispositivos individuales tienen sus propias direcciones IP asignadas. Dado que tu dirección IP proviene de tu ISP, tiene tu nombre, ubicación y toda tu actividad web adjunta. Si tu ISP fue pirateado, los datos podrían caer en  malas manos.. Y si lo obligan, tu ISP podría entregar tus datos, por ejemplo, en cumplimiento de una orden judicial. También podría emitir advertencias en nombre de los titulares de derechos de autor si estuvieras cometiendo piratería.

Esto podría hacerte pensar que, si no estás haciendo algo ilegal, no hay problema en que tu ISP tenga esa información, pero los usuarios de Internet que cumplen con la ley todavía tienen motivos para preocuparse. Las nuevas regulaciones están haciendo que sea más fácil por parte de la mayoría de gobiernos recopilar información a través de los ISP.

Es preocupante saber que tus datos están en manos de un tercero, y  no puedes opinar sobre cómo pueden o no pueden ser utilizados. Además, las controversias de privacidad que rodean a Facebook y otros servicios que conducen a nuestro estado actual  solo se han sumado a nuestras preocupaciones de seguridad.

Hay formas de recuperar el control de tu privacidad en Internet. Una red privada virtual (VPN) puede enmascarar tu actividad con un mínimo de conocimientos tecnológicos.

Cómo proteger tu privacidad

A menudo no tenemos muchas opciones con nuestros ISP. Es una historia complicada llena de lagunas y maniobras políticas.

Las VPN son una forma para que los usuarios recuperen algo de control. Recuerda: Toda tu información y actividad es conocida por tu ISP debido a tu dirección IP. Al cambiar tu dirección IP, puedes esquivar a tu ISP y enmascarar tu actividad en Internet. Una VPN te permite hacerlo al enrutar tu actividad a través de sus propios servidores. Para cualquier persona que vea tu actividad, tendrás una nueva dirección IP que podría estar en una comunidad diferente o incluso en un país diferente.

Las VPN funcionan cifrando tu actividad a través de un túnel que se crea entre tú y el servidor de la VPN. Tus datos se pueden dividir en paquetes, codificar y luego descifrar por el servidor VPN a través de un  Estándar de cifrado avanzado (AES). Esto protege tu actividad y sus datos para que puedas comenzar a navegar la web de forma anónima.

AES es solo un tipo de protocolo de cifrado que puede usar una VPN. OpenVPN es otro protocolo popular para crear túneles cifrados que protegerán sus datos cuando se conecte a una VPN. Hay otros protocolos de encriptación que son menos populares debido a preocupaciones de seguridad.

Otros protocolos de cifrado agregan otra capa de seguridad al cifrar tus datos varias veces. Si bien tus datos son más seguros, tu velocidad se verá afectada a medida que la VPN trabaje para descifrar varias capas. Piensa en ello como un apretón de manos. Un apretón de manos secreto te lleva a través de la puerta de un club nocturno popular si esa es la política establecida. Es una forma rápida, pero efectiva de determinar si debe tener acceso al club. Pero si el club requiere varios apretones de manos, tomará más tiempo al pasar por todos los controles de seguridad.

Un ejemplo rápido: compra una suscripción a un servicio de VPN popular y descarga una aplicación para tu Mac o PC. Después de configurar tu cuenta, haz clic en el botón de conexión. No estás haciendo nada en este momento, pero la VPN está autentificando quién eres y si debes tener acceso a sus servidores. Después de confirmar esto, se crea un túnel entre tú y un servidor. Toda tu actividad pasa por este túnel mientras se conecta a un servidor que no es propiedad de tu ISP. Una VPN asignará una nueva dirección IP desde su servidor en, por ejemplo, Atlanta, Georgia, aunque estés en Murcia o La Rioja.

Todos tus datos están seguros y tu actividad en Internet es imposible de rastrear. Esto es excelente si te preocupa tu privacidad o si utilizas una conexión WiFi pública no segura.

En algunos países, los sitios web están bloqueados y el uso de Internet se supervisa activamente. Si vives en un país de estos, una VPN es casi una necesidad. Las VPN también son beneficiosas para los viajeros frecuentes como una conexión segura independientemente del país o la política.

Se puede usar una VPN para evitar las restricciones regionales en algunos servicios. Las VPN podrían permitirte acceder al contenido de Netflix desde otro país, por ejemplo. Netflix ha estado tomando medidas severas contra el uso de VPN y proxy , por lo que encontrar una VPN que te permita ver el contenido del Reino Unido desde los EE. UU., por ejemplo, es cada vez más difícil.

Si por casualidad usas servicios de igual a igual (P2P), debes de considerar usar una VPN. Si bien los torrents han recibido una mala reputación por la piratería, muchos usuarios utilizan estos servicios de transferencia de archivos por razones totalmente legítimas.

Ahora que conocemos los entresijos de las VPN y para qué se usan, probablemente estés listo para descargar el primer servicio que encuentres. Antes de hacer eso, hay algunas cosas más que debes de considerar.

Qué buscar en una VPN

No todas las VPNs son iguales. Si bien todos los servicios de VPN intentan hacer lo mismo, los resultados variarán.

La privacidad es la principal preocupación con cualquier VPN. Encontrar la mejor VPN para ti significa prestar atención a las prácticas de privacidad de ese servicio. Todas las VPN tendrán un túnel encriptado, pero comprueba si tienen características de seguridad adicionales. Una opción popular es un bloqueador de malware.

Otra capa de seguridad es la que ofrece un interruptor letal. Esta función es útil si estás usando WiFi pública y de repente te desconectas. Si eso sucede, tus datos e información personal ya no estarán protegidos, pero teóricamente aún estarán disponibles para otros en la red local. Es por eso que puede ser importante para ti tener una VPN que cierre automáticamente toda la conectividad si tu conexión se cae.

Algunos países monitorean la actividad que parece provenir de una VPN. Una forma de evitar un control adicional es ocultar el hecho de que estás utilizando una VPN. La ofuscación (a veces llamada “sigilo” o “fantasma”) de los servicios VPN enmascara la actividad para que se parezca más a la actividad regular.

Otra cosa a considerar al elegir una VPN son las fugas de datos. Un túnel encriptado no es infalible y su actividad puede estar expuesta. Esto se conoce como una fuga del sistema de nombres de dominio (DNS). Si un sitio web que visita solicita tu dirección IP y lo que se devuelve es tu dirección IP original, tienes una pérdida de DNS. Una búsqueda rápida en Google puede indicarte listas de VPN con fugas.

Si bien estas son funciones útiles, quizás la preocupación más importante en cuanto a la privacidad se centre en la propia compañía. Puedes ver rápidamente las fortalezas y debilidades de un servicio VPN leyendo sus respectivas políticas de privacidad. Muchas VPN ofrecen una política de “no registro”, lo que significa que los únicos datos que recopilan pueden estar relacionados con tu compra. Esto podría incluir tu correo electrónico, pero no recopilan ningún otro dato que pueda exponerte. Esta es la mejor política disponible y la que uno debe buscar activamente con cualquier servicio VPN.

Ese nivel de confianza es más fácil de alcanzar dependiendo de la sede de la empresa. Si el servicio VPN se encuentra en los EE. UU., debes de tener más cuidado con cualquier reclamo de no registro. Eso es porque los EE.UU. tienen acuerdos de inteligencia con otros 14 países. El grupo central, conocido como la alianza Five Eyes, es un acuerdo de intercambio de inteligencia entre el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos. Otros países se han unido a esta alianza con diferentes niveles de membresía. La alianza completa, conocida como 14 Eyes, incluye los cinco países y Alemania, Francia, Dinamarca, Italia, los Países Bajos, Noruega, Bélgica, España y Suecia. Si una VPN tiene su sede en uno de estos 14 países, pueden estar compartiendo datos personales.

Hay otros países, como Panamá o Rumania, que tienen leyes de datos sólidas que refuerzan la privacidad de Internet. Si una empresa tiene su sede en uno de estos países, es más fácil creer en su confidencialidad.

Dejando de lado la privacidad, la velocidad es un factor muy importante para encontrar la VPN adecuada para ti. Nunca utilizarás una VPN si tu velocidad de Internet decae notablemente. Encuentra una VPN con muchos servidores locales y verifica qué velocidades están garantizando. Haz tu investigación, lee reseñas y pruébalo tú mismo. La mayoría de los servicios de VPN tienen políticas de devolución de dinero, así que dale una vuelta.

Hay tres variables a considerar dependiendo de tus necesidades. Si te encanta pasar por alto los bloqueos regionales y quieres ver Netflix sin límites, solo un puñado de VPN puede pasar por alto la atenta mirada de Netflix. La segunda variable es el acceso P2P. Algunas VPN se especializan en la optimización del servicio P2P, por lo que es algo a tener en cuenta si transfieres archivos grandes en sitios de torrent con regularidad.

Si viajas mucho a China, solo unos pocos servicios de VPN han superado con éxito el “Gran Cortafuegos”. Asegúrate de tener una de estas VPN descargadas antes de ingresar al país.

Hay muchos recursos disponibles para ayudarte a elegir una VPN adecuada para tus necesidades. Ahora, sal y toma control de tu privacidad.

Espero que este artículo te sea de utilidad y no dudes en dejar tu comentario.

Artículos que también pueden interesarte

noviembre 26, 2018

Etiquetas: , ,

Deja un comentario